Derecho bancario e hipotecario

Gil Lozano Abogados

Abogados Derecho Bancario

Actualmente y dada la situación social y económica, son muchos los clientes que requieren de nuestra ayuda directa para solventar los problemas bancarios a los que se ven abocados. Los impagos, los retrasos en el pago de la hipoteca y, sobre todo, la preocupación sobre este asunto, son cuestiones que, de la mano de nuestros profesionales, tratamos de forma directa.

Existen alternativas extrajudiciales para finalizar con los impagos y deudas bancarios que perjudican, gravemente, nuestra economía y vida cotidiana. El fin primordial de nuestro equipo de abogados es empatizar con el cliente y tenderles la mano en situaciones de crisis económicas y escasa solvencia, entablando negociaciones con la entidad bancaria para intentar alcanzar la solución deseada.

Es por ello que, desde Gil Lozano Abogados, tramitamos cualquier tipo de expedientes relativos a acciones relacionadas con el derecho bancario e hipotecario, con el fin de dar efectiva solución al cliente frente a las entidades bancarias y reestructurar su situación actual.

La hipoteca es un derecho real de garantía que permite asegurar el cumplimiento de una obligación, comúnmente el pago de un crédito o préstamo, y se utiliza para proteger los intereses del prestamista, otorgándole un derecho sobre un bien inmueble, que sigue siendo propiedad del deudor hipotecario.

Las negociaciones con las entidades bancarias son esenciales a fin de obtener unas condiciones que resulten ventajosas para ambas partes, especialmente en la obtención de préstamos hipotecarios. En este artículo abordaremos la importancia de realizar estas negociaciones contando con el asesoramiento de abogados especializados en derecho bancario.

Abogado especialista en derecho bancario e hipotecario

¿Qué condiciones se deben tener en cuenta?

Antes de formalizar una hipoteca con una entidad financiera, se debe atender a diferentes condiciones:

En primer lugar, es necesario considerar el tipo de hipoteca, siendo los más comunes: hipoteca de tipo fijo, hipoteca de tipo variable e hipoteca de tipo mixto. Es esencial conocer estos términos para tomar una decisión respecto a la inversión que se pretende realizar. 

  • Hipoteca de tipo fijo: estas hipotecas se caracterizan por mantener una misma cuota mensual durante la vigencia del préstamo hipotecario, es decir, la cantidad pagada no variará a lo largo de los años. 
  • Hipoteca de tipo variable: también conocida como hipoteca de tasa ajustable, se caracteriza principalmente por tener una tasa de interés que cambia en función del índice de referencia (generalmente se utiliza el Euribor) durante la vigencia del préstamo hipotecario. Esto supone que se debe revisar cada seis o doce meses. 
  • Hipoteca de tipo mixto: se trata de la mezcla de ambos tipos (fija y variable), es decir, durante un periodo de tiempo concreto, se paga una cuota fija (generalmente hasta 10 años) para luego convertirse en una tasa variable, que podrá cambiar según el índice de referencia. 

En segundo lugar, es necesario atender a la cantidad que se prestará por la entidad financiera, esta vendrá determinada por los ingresos que se demuestren y las garantías que se ofrezcan, pues en función de estos, se fijará la cuantía del préstamo. Los ingresos del solicitante son un factor fundamental y, posiblemente, el más influyente a la hora de determinar la cantidad de préstamo que se otorgará. Cuanto más elevados sean los ingresos del solicitante, mayores serán los préstamos que podrán ser concedidos, siendo crucial, además, la estabilidad de dichos ingresos.

El índice de referencia, como ya se ha mencionado, generalmente es el Euríbor. Pero, la tasa de interés, se establece con un porcentaje por encima del mismo, marcado por el diferencial y finalmente determinado por el redondeo.

En función del tiempo que se fije para la devolución, los intereses variarán; esto es conocido como amortización. Cuanto mayor sea el plazo, mayores serán los intereses, por tanto, se trata de un aspecto esencial a tener en cuenta en las negociaciones con la entidad financiera. Sin embargo, también se puede optar por la amortización anticipada, que consiste en adelantar el pago de una parte del préstamo hipotecario o del total con el fin de reducir tanto los intereses como parte del préstamo. 

Terceros hipotecarios Gil Lozano Abogados

Terceros hipotecarios, ¿quiénes son y de qué responden?

Cuando se pretende adquirir una vivienda mediante un préstamo hipotecario, es común que las entidades bancarias exijan una serie de garantías para asegurarse de que el préstamo será pagado. Además del solicitante principal, aparecen los llamados “terceros hipotecarios”, que desempeñan un papel fundamental. Entre estos terceros hipotecarios se encuentran los avalistas, los fiadores y los hipotecantes no deudores.

Avalistas

Los avalistas son aquellos que asumen la responsabilidad de garantizar el pago del préstamo hipotecario cuando el deudor principal no cumpla con sus obligaciones. Es decir, en última instancia, responderán con su patrimonio personal si el prestatario no cumple con sus pagos, de manera que se convierten en responsables solidarios. 

 Los fiadores son aquellos que respaldan el préstamo hipotecario con su propio patrimonio en caso de incumplimiento del deudor principal, sin necesidad de firmar un contrato de aval. Su responsabilidad es similar a la de los avalistas, sin embargo, a diferencia de estos últimos que responden de manera solidaria, los fiadores responderán únicamente si el deudor ha sido demandado y éste no realiza el pago. 

A diferencia del avalista y del fiador, el hipotecante no deudor permite que su propia propiedad se utilice para asegurar el préstamo; de esta manera, el deudor será aquel que solicite el préstamo hipotecario, y por tanto, el obligado a devolver la cantidad, mientras que el hipotecante no deudor constituye hipoteca sobre su inmueble, que responderá solo en caso de incumplimiento del deudor. En cualquier caso, su responsabilidad se limita al inmueble hipotecado.

Finalmente, es importante referirse a la formalización de la hipoteca, que se realiza mediante escritura pública otorgada ante notario e inscrita en el Registro de la Propiedad. 

Si tienes alguna pregunta o consulta sobre tu hipoteca y buscas abogados especializados en derecho bancario en Madrid, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Gil Lozano Abogados estamos aquí para ayudarte y garantizar que tomes las decisiones adecuadas.

Scroll al inicio