EL DERECHO DEL MENOR DE SER OÍDO POR EL JUEZ

El interés superior del menor debe encabezar cualquier resolución judicial que le afecte, partiendo de ésta base, vamos a desgranar su derecho a ser oído. 

Para empezar el artículo 92.2 del Código Civil dispone “El Juez, cuando deba adoptar cualquier medida sobre la custodia, el cuidado y la educación de los hijos menores, velará por el cumplimiento de su derecho a ser oídos y emitirá una resolución motivada en el interés superior del menor sobre esta cuestión”.

Continuamos con La Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece en su artículo 9.1El menor tiene derecho a ser oído y escuchado sin discriminación alguna por edad, discapacidad o cualquier otra circunstancia, tanto en el ámbito familiar como en cualquier procedimiento administrativo, judicial o de mediación en que esté afectado y que conduzca a una decisión que incida en su esfera personal, familiar o social, teniéndose debidamente en cuenta sus opiniones, en función de su edad y madurez”.

El artículo 770.4ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que “Si el procedimiento fuere contencioso y se estimare necesario de oficio o a petición del fiscal, partes o miembros del equipo técnico judicial o de los propios hijos, podrán ser oídos cuando tengan menos de doce años, debiendo ser oídos en todo caso si hubieran alcanzado dicha edad”.

Es importante destacar que el menor tiene que ser oído, dado que se está hablando de su vida, ahora bien, eso no significa que el juez tome la decisión basándose en lo que el menor le ha dicho. Son muchas ocasiones en las que el menor manifiesta querer quedarse con uno u otro progenitor por ser más laxo que el otro, en otras ocasiones en las que un progenitor habla al menor para decirle lo que tiene que decir,  en la exploración judicial, o incluso en el equipo psicosocial. El menor está en una encrucijada a veces, sobre lo que debe decir, y a veces incluso es presionado por ambos progenitores. 

En relación a éste asunto, es importante destacar la jurisprudencia del Tribunal Supremo, una de las mejores y más argumentadas sentencias es la siguiente STS 2016/2018, de 11 de abril de 2018 (Nº Rec 2568/2017), declara que “el interés del menor no ha de coincidir necesariamente con su voluntad que, como en este caso ha considerado la Audiencia, puede estar condicionada por alguno de los progenitores en perjuicio del otro”. 

Tenemos que tener en cuenta que, con los instrumentos judiciales y sociales con los que hoy se dota al sistema judicial, entre otros, equipos psicosociales, en caso de ser necesarios Forenses y Servicios Sociales, es más fácil llegar a tomar la decisión correcta sobre el mejor sistema de guarda y custodia para los menores. No siempre lo que los menores quieran es lo mejor para ellos, por ende, será el juez el que determine las medidas a tomar respecto del menor, en relación con la patria potestad, y la guarda y custodia compartida. 

Es importante destacar que hay una gran diferencia, entre lo que el menor quiere y lo que sea mejor para él. El menor será oído, dado que tiene derecho a ser oído pero no tiene por qué seguirse el criterio del menor a la hora de tomar una resolución, se le oye, pero no se le tiene que obedecer por parte del juez. 

Esperamos que este post haya sido de vuestro agrado, y como siempre, os recordamos que en GIL LOZANO ABOGADOS estamos aquí para ayudaros

Andrea del Rey Romero
Abogada en Abogados Gil Lozano | 912 30 14 52 | + posts

Abogada ejerciente con especialización en Derecho Penal y Derecho de Familia. Grado en Derecho por la Universidad de Granada y Máster de acceso a la abogacía de la misma institución.

Scroll al inicio