¿QUIÉN SE QUEDA CON NUESTRAS MASCOTAS, TRAS UNA SEPARACIÓN O DIVORCIO?

Cuando hay una separación o divorcio, existen integrantes del hogar que pueden llegar a experimentar cambios en sus vidas, difíciles de superar. Hoy día se habla mucho de la custodia de las mascotas. A continuación, procedemos a analizar qué puede pasar con nuestra mascota en caso de separación o divorcio.

Antes de la reforma del Código Civil, los animales eran invisibles ante la ley, puesto que tenían el estatuto jurídico de bienes muebles que no están dotados de sensibilidad, por lo que recibían la consideración de “cosas”. En 2003, el Código Penal distingue entre daños a animales domésticos y cosas, reforma que se profundiza en 2015. Sin embargo, el Código Civil no reconoce a los animales como seres vivos sensibles hasta la entrada en vigor de la Ley 17/2021, de 15 de diciembre, de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales.

La reforma sienta el importante principio de que la naturaleza de los animales es diferente de la naturaleza de las cosas o bienes. El artículo 333.1 bis del Código Civil establece “Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes y de las cosas en la medida en que sea compatible con su naturaleza o con las disposiciones destinadas a su protección”. Esto significa que las mascotas ya no pueden ser maltratadas, abandonadas, embargadas o apartadas de algún miembro de su familia en caso de separación o divorcio. Asimismo, serán consideradas como seres “con capacidad de sentir y de sufrir” y como “sujetos de derecho”.

Durante una separación o divorcio, si los miembros de la pareja están de acuerdo, mediante convenio regulador, se recogerá el régimen de convivencia y custodia del animal. En estos casos, es mucho más sencillo. Si no hay acuerdo por parte de los protagonistas, el asunto llega en manos de un juez, de la misma forma que se procede con la custodia de un hijo, quien atenderá a diversos factores para establecer la custodia apropiada para el animal, teniendo en cuenta en todo momento su bienestar. El juez, además de decidir en qué hogar se queda la mascota, también podrá acordar que ambos cónyuges se hagan cargo de los gastos de manutención y cuidado del animal.

Cabe mencionar que, incluso antes de la reforma del Código Civil, en 2019, un juez de Valladolid había sido el primero en establecer la custodia compartida de un animal en España, acudiendo al Convenio Europeo para la Protección de Animales de Compañía de 1987. En este caso, el juez analiza con claridad, alcanzando la realidad de un vínculo de afectividad, sin detenerse en un dato formal como es el de la titularidad del animal. Tras la reforma del Código Civil, se han multiplicado los procedimientos de custodia compartida. Para conceder este tipo de custodia, se toman en cuenta los efectos negativos que el cambio de entorno y otros factores pueden tener sobre la mascota.

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid 104/2022 de 21 de abril de 2022, resuelve la solicitud de la medida cautelar de custodia compartida del animal. Las mascotas domésticas son seres vivos que residen en el domicilio familiar, y ante la adopción de la medida cautelar interesada, se evitaría un daño o perjuicio que puede sufrir la demandante durante la pendencia del procedimiento, tal y como ocurre en las medidas cautelares de un procedimiento de familia, teniendo en cuenta la relación afectiva entre la solicitante y el animal durante los años de convivencia.

Finalmente se establece la custodia y tenencia compartida del animal, que pasará a vivir en ambos domicilios en periodos alternos.

En conclusión, con la reforma del Código Civil, las mascotas dejan de ser consideradas “cosas” sino son consideradas seres sintientes. Por ello, en caso de separación o divorcio, si los miembros de la pareja están de acuerdo (forma más sencilla), se recogerá el régimen de convivencia y custodia del animal mediante convenio regulador. En caso de no haber acuerdo, el Juez atenderá a diversos factores para resolver. Tras la reforma, la mayoría de los casos son de custodia compartida, ya que aporta un beneficio tanto para la mascota, como para los dos miembros de la pareja.

Esperamos que os haya gustado nuestro post de hoy, desde GIL LOZANO ABOGADOS, como despacho pet friendly abogamos por la defensa de los animales, como siempre cualquier consulta no dudéis en poneros en contacto con nosotros, estamos aquí para ayudaros.

Santiago Yanini
CEO en Abogados Gil Lozano | 912 30 14 52 | + posts

Socio fundador del despacho, experto herencias y liquidación de sociedad de gananciales. Socio-Fundador de Abogados Gil Lozano CEO Abogados Gil Lozano. Especialista en liquidación de patrimonio, herencias y negociaciones.

Scroll al inicio